LAODSS Norte Día 1

02:13





"¿Ud. sabe que yo muero después de cada derrota?. La semana siguiente es un infierno, me siento inhabilitado para la felicidad por 7 días".
Marcelo Bielsa


En el capítulo anterior: Nuestro Héroe claudica y traicionándose a sí mismo decide aceptar la invitación a mochilear en el norte –¡Como todo un hippieWannabe!- ¿Podrá salir airoso de esta decisión? ¿O recibirá el castigo divino por no respetar sus ideales?




La llegada al aeropuerto había sido fácil, tal vez, demasiado. Las cosas no podían ir tan bien y las sospechas, que bien podían ser tildadas de pesimismo, se confirmaron a instantes apenas de que nuestro Héroe cruzó las puertas corredizas de ingreso.  La fila de check in solo podía compararse a la fila para conseguir entradas a un concierto de artista internacional en los años previos a la venta electrónica. Buscar su fin era como perseguir el final del arcoíris solo que sin olla de oro al llegar a destino.  Supuestamente mochilear te cansa los pies, ¿Pero sacar callos en el aeropuerto? Esto ya era demasiado incluso para él. Si lo íbamos a llamar “El héroe” más le vale empezar a hacer algo heroico (?) Al ver pasar a una azafata de la empresa a las apuradas, decidió –no sin el riesgo de ir aún más atrás en la fila-  corretearla y le preguntó “puedo subir con esto al avión” “Mientras no tengas nada que corte” ¿Tirar una tijera o hacer una cola de aproximadamente 2 horas? No había mucho que pensar ni aun para nuestro calesitero héroe.  Tijera al tacho y a aprovechar los últimos momentos de internet por un poco de compañía virtual. Ya en la sala de espera cerca de la puerta todo el tiempo, no vaya a ser como aquella vez que…
Una vez en el aire, la decepción. El delicioso sanguchito de miga del viaje a Mar del Plata una vez más brillo por su ausencia.



“Bajar de un avión y salir directo sin tener que esperar el equipaje es un alivio” fue lo primero que le dijo nuestro Héroe a su Compañero y Promotor,  quien lo esperaba con la Zaeta cargada para montarse al colectivo directo al corazón de la ciudad. Lo que ninguno de los dos sabía con necesaria precisión era donde estaba la parada.



Al subir al colectivo nuestro Héroe notó algo, su compañero y promotor no se encontraba al 100%. Quitarse la mochila fue un alivio y sentarse más difícil de lo que debería ¿Acaso la  aventura ya era mucho para él? Pero antes de poder averiguarlo la atención de nuestro Heroe fue captada (sabemos de buenas a primeras que el de atención no es su poder más desarrollado) por los particulares nombres de las calles. “Clarin” “la Nación” solo faltó cruzar por avenida Infobae(?) Una vez abajo tuvo lugar un breve e improvisado citytour por Salta La Linda, hasta que ambos se sinceraron e iniciaron sesión en GoogleMaps (?)




La llegada al hotel fue un tanto “Colonial”(?) Los grandes arcos, largas puertas de madera y pisos de ajedrez los remontaban a tiempos donde “el Virrey” no era Carlitos Bianchi (?)
Una vez en la Habitación puchito afuera para El Compañero y Promotor, duchita para nuestro Héroe y la nota mental de que debo hacer un mejor uso de las elipsis.




La tarde los encontró ascendiendo en teleférico al cerro San Bernardo, porque es la única manera que tienen de ascender estos muchachos. A medida que subían sentían como se acercaban cada vez más al cielo, o al menos eso era lo que más perturbaba al Compañero y Promotor que se veía rodeado por referencias religiosas. Pero la vista era formidable y el recorrido valió la pena, desde arriba podía admirarse toda ciudad, y junto al atardecer formaban una postal privilegiada.



Cuando planearon subir en teleférico y bajar a pie, lo hicieron considerando que descender les es natural subir siempre cuesta un esfuercito mas. Lo que no tenían en cuenta es que las escaleras solo estarían iluminadas por un par de farolitos cada aproximadamente 50 escalones, y que el sol ya había cambiado de hemisferio hace rato. Pero bueno el Compañero y Promotor esta acostumbrado a descender y nuestro Héroe ya sabe arreglarse solo con algún que otro retazo de luz en la profunda oscuridad(?), así que al ritmo de lo nuevo de Charly García (Y con algún que otro resbaloncito mortal) lograron volver al hotel, a descansar para el dia 2.


Al final algo aprendieron, “la mas linda” una vez mas no quiso bailar con ellos.



¿Qué les esperará en el día siguiente? ¿Podrá el Comprañero y Promotor recuperar su barrita de salud? ¿Podrá nuestro Héroe adaptarse a la vida mochilera? ¿Cargarán la Saeta o la Saeta los cargara a ellos? Todo esto y mucho mas en el próximo episodio 

You Might Also Like

0 comentarios

¿Pero usted esta muerto? ¡no esta muerto! ¡COMENTEME! ¡Por favor se lo pido!

Ads Inside Post

Flickr Images

Subscribe